¿Cómo aislar la fachada?

Ya hemos hablado en otra ocasión de por qué es importante aislar térmicamente los edificios y el ahorro que el aislamiento supone.

El Código Técnico de la Edificación define puente térmico como "aquella zona de la envolvente térmica del edificio en la que se evidencia una variación de la uniformidad de la construcción (...) que conllevan una minoración de la resistencia térmica respecto al resto del cerramiento."

Los puentes térmicos se pueden presentar en los pilares, cantos de forjado o recerco de huecos, por ejemplo. En invierno, el flujo de calor interior se escapa por estos puntos provocando un enfriamiento en las paredes interiores y el riesgo de condensación de la humedad relativa del interior de la vivienda.

Para evitar ese tipo de fuga se debe usar la rotura del puente térmico, que consiste en evitar el contacto entre la cara exterior e interior, intercalando un mal conductor con lo que se reduce las perdidas. Existen varias soluciones técnicas para llevar a acabo este aislamiento, que buscan todas interponer entre la cara interior y la exterior una capa de aislamiento lo más continua posible.



















Aislar por el interior es una solución viable para fachadas protegidas o en bloques de viviendas cuando no se plantea una solución de conjunto. Al aislar por el interior de la vivienda, se consigue calentarla ó refrigerarla con gran efectividad y rapidez, ya que solo tienen que climatizarse el aire interior de los recintos, las personas y el contenido de los mismos y no la masa de los  cerramientos.

Otra opción es inyectar el material aislante en la cámara que pueda existir entre el cerramiento exterior y la pared interna del edificio. 

Sin embargo, los sistemas de aislamiento convencionales, por el interior y en cámara, no resuelven por completo el problema de los puentes térmicos, ya que no permiten aislar de forma continua todas las zonas. 

Aislar por el exterior, mediante sistema SATE o fachada ventilada, es la manera más
efectiva cuando hablamos de la resolución de los puentes térmicos. Pero en muchas ocasiones no es posible actuar sobre la fachada completa del edificio, bien por protección d la misma o por falta de consenso entre los vecinos.


Ventanas eficientes, sinónimo de ahorro y confort.

La mejora de la eficiencia energética de la envolvente se puede conseguir también a través de la ventana, además de mejorando el aislamiento de la fachada o cubierta, entre otros.
Los beneficios asociados a una ventana con un transmitancia térmica (U) menor o igual a 1,5 W/m2K pueden ser entre otros:
  • Reducción de la factura energética.
  • Mejora del confort térmico, a igualdad de consumo.
  • Ayuda a la reducción de emisiones de CO2, contribuyendo a la reducción de efecto invernadero y a la conservación del medio ambiente.
  • Reducción de las entradas no deseadas de aire a través del cerramiento.
  • Reducción de las condensaciones superficiales, interiores a la vivienda.
  • Mejoras en el comportamiento acústico cuando se eliminan marcos en mal estado.
  • Mejora de la seguridad ya que aumentamos puntos de cierre.
Los vidrios con tratamiento térmico y factor solar reforzado son dobles acristalamientos de aislamiento térmico reforzado (ATR), más eficientes energéticamente que los habituales. Estos cristales ahorran energía y por lo tanto reducen la factura energética. Además, mejoran el confort de las viviendas y el medioambiente al reducir las emisiones de CO2, aumentando el valor del inmueble.
Los ahorros*, entendidos cómo reducción de pérdidas, que se consiguen a través de los acristalamientos en su vivienda se presentan en la siguiente figura:


Si además de incorporar tratamiento térmico, le añadimos factor solar reforzado ofrecen una protección contra el sobrecalentamiento excesivo en verano, por entradas solares directas, contribuyendo a un aumento del confort y/o reducción de los gastos en climatización.
La reducción solar en invierno no compromete el ahorro energético ya que los valores alcanzados en verano están muy por encima a los reducidos en invierno.

¿Dónde y cómo instalar un ascensor en un edificio que no tiene?

El ascensor, con el paso del tiempo, ha pasado de ser un valor añadido dentro de las Comunidades de Vecinos a convertirse en una verdadera necesidad, especialmente para las personas mayores o con alguna discapacidad.

Cada edificio tiene sus propias características, por lo que es necesario saber cuáles son los criterios más importantes que hay que seguir para poder ofrecerle un proyecto personalizado que se adecúe a las necesidades de los vecinos.

Las opciones genéricas más habituales para instalar un ascensor son: 

En el hueco de escalera

Se utiliza el hueco de la escalera para  instalar el ascensor en el mismo. Tanto la estructura como el ascensor se alojan en ese hueco. En ocasiones, si la obra lo requiere, se puede retirar la actual barandilla para ganar espacio y colocar un pasamanos alrededor de la estructura.


Los ascensores que se instalan hoy en día son responsables con el medio ambiente, están diseñados para economizar recursos y funcionar con la mínima energía.

















Creando un nuevo hueco interior

También se puede instalar el ascensor dentro de las zonas comunes del portal. 












En este caso, para poder habilitar accesos en todas las plantas y ubicar la estructura es necesario cortar los forjados, es decir, abrir el suelo o el techo en cada planta para permitir el paso de la estructura y el ascensor.
En un patio interior

Otra opción es colocar el nuevo ascensor en un patio interior, anexado a la fachada del edificio. La estructura se fija a la fachada y se habilitan los accesos del ascensor al rellano de la escalera.












Hoy en día, para estos casos se pueden elegir modelos de ascensor que no precisan de cuarto de máquinas. De esta manera, tan solo hay que planificar un único espacio: el propio hueco del ascensor.


















Anexo a fachada: en el descansillo de entreplanta

En este caso el ascensor se coloca anexo a la fachada del edificio. La estructura se fija a la fachada y se habilitan los accesos del ascensor a los descansillos de las viviendas. 













El ascensor para en el mismo nivel de las viviendas, por lo que no se hace necesario  subir o bajar escalones.
















En este caso el ascensor también se coloca anexo a la fachada del edificio. La estructura, como en el caso anterior se fija a la fachada y se habilitan los accesos del ascensor a los descansillos de las viviendas. Al parar el ascensor en este caso en las entreplantas, se hace necesario subir o bajar escalones.

Para evitar la parada en el descansillo, se ofrece la posibilidad de colocar el ascensor dentro del edificio utilizando uno de los tiros de la escalera. El tramo que derribamos es sustituido por el hueco del ascensor y el nuevo tramo se saca por fuera del edificio.



Otra forma de evitar la parada en el descansillo, es colocar el ascensor fuera del edificio y derribar las actuales escaleras. En su lugar se coloca un tramo recto de acceso al ascensor y la escalera en un solo tramo desde el rellano del ascensor al piso siguiente.


Si todavía tienes alguna duda, ponte en contacto con tu asesor técnico mediante teléfono (910210822) o correo electrónico (asesoriatecnica@iadfin.es) para que te asesore sobre cual es la solución que mejor se adapta a tu edificio. 

Fuente e imágenes: Helvetia Rehabilitaciones, empresa del Grupo Schindler, especializada en instalación de ascensores en edificios existentes.

¿Por qué aislar?

La prestación energética de un edificio es cada vez más importante a causa de las repercusiones ambientales y de los costes crecientes de combustible y energía.

Se estima que los edificios son los responsables de más del 40% de la energía consumida en nuestro país, de la cual el 50% se pierde a través de los cerramientos opacos del edificio. Por este motivo, es muy importante aumentar la eficiencia energética de los mismos.



Con este objetivo, el Parlamento Español aprobó el Código Técnico de la Edificación (CTE) que incorpora el DB-HE (Documento Básico de Ahorro de Energía), dando cumplimiento a la directiva de la Unión Europea 2002/91/CE relativa a la eficiencia energética de los edificios.

El aislamiento térmico permite reducir tanto los costes de calefacción como las emisiones contaminantes. Un edificio bien aislado garantiza el confort, manteniendo estable la temperatura interior independientemente de las condiciones exteriores. A fin de mantener este confort interior, la envolvente del edificio debe ser capaz de regular el flujo de calor en las diferentes estaciones del año: en invierno, es necesario limitar las pérdidas de calor producidas por el sistema de calefacción con el exterior; en verano, por el contrario, obstaculizar las ganancias energéticas provenientes del exterior, limitando así el gasto en refrigeración.

Un aislamiento térmico eficiente de los edificios debe tener como objetivo el garantizar una temperatura correcta no solo del aire, sino también de los muros, de los pavimentos y de los techos. La sensación de frío, de hecho, deriva de una baja temperatura ambiental, pero también de una baja temperatura de los elementos de protección tanto horizontales como verticales.

Plan Renove de Ventanas de la Comunidad de Madrid

El Plan Renove de Ventanas está destinado a las viviendas o edificios del sector residencial y terciario ubicados en la Comunidad de Madrid que deseen sustituir las ventanas en su conjunto (marco y acristalamiento) por unas nuevas, lo que se acreditará mediante la factura correspondiente.

El plan incentiva con hasta 70€ por cada metro cuadrado de doble acristalamiento de vidrio con aislamiento térmico reforzado (ATR), no pudiéndose superar en ningún caso el 25% del coste elegible (conformado por los conceptos de compra de ventanas que incluirán cualquier complemento adicional y la mano de obra necesaria para su instalación).

La instalación debe llevarla a cabo una Empresa Instaladora Adherida al Plan Renove y la superficie mínima de vidrio sustituido será de al menos 2 m2.

Los características técnicas que deben cumplir son las siguientes:
1.  Los marcos y hojas deberán ser de PVC, madera, metálicos o mixtos. En el caso de los marcos y hojas de PVC, tendrán clasificación para clima severo en España. En el caso de carpinterías metálicas, deberán disponer de rotura de puente térmico.
2.  Cuando el marco de los perfiles utilizados en la fabricación de las ventanas, tenga una transmitancia térmica (U) menor a 1,5 W/m2 · K, el modelo de acristalamiento o unidad de vidrio aislante debe poseer un valor de U menor o igual a 1,3 W/m2 · K, estando formado por al menos un vidrio bajo emisivo con factor solar (g) inferior o igual a 0,50.
3.  Cuando el marco de los perfiles utilizados en la fabricación de las ventanas, tenga una transmitancia térmica (U) mayor o igual a 1,5 W/m2 · K e inferior o igual a 2,0 W/m2 · K, el modelo de acristalamiento o unidad de vidrio aislante debe poseer:
·   un valor de U menor a 1,0 W/m2 · K, estando formado por al menos un vidrio bajo emisivo con factor solar (g) inferior o igual a 0,50.
·   un valor de U igual a 1,0 W/m2 · K e intercalario polimérico (de prestaciones térmicas mejoradas), estando formado por al menos un vidrio bajo emisivo con factor solar (g) inferior o igual a 0,50.
4. Las nuevas ventanas tendrán una permeabilidad al aire Clase 4. En el caso de sustitución de ventana con capialzado (persiana), que el cajón de persiana tenga permeabilidad al aire clase 4 e incorpore aislante térmico, de forma que el cajón tenga una transmitancia (U) menor o igual a 1,5 W/m2 · K.

Para ampliar la información puedes consultar la web del plan (www.planrenovedeventanas.com) o ponerte en contacto con nosotros mediante teléfono (910210822) o correo electrónico (asesoriatecnica@iadfin.es)