¿Dónde y cómo instalar un ascensor en un edificio que no tiene?

El ascensor, con el paso del tiempo, ha pasado de ser un valor añadido dentro de las Comunidades de Vecinos a convertirse en una verdadera necesidad, especialmente para las personas mayores o con alguna discapacidad.

Cada edificio tiene sus propias características, por lo que es necesario saber cuáles son los criterios más importantes que hay que seguir para poder ofrecerle un proyecto personalizado que se adecúe a las necesidades de los vecinos.

Las opciones genéricas más habituales para instalar un ascensor son: 

En el hueco de escalera

Se utiliza el hueco de la escalera para  instalar el ascensor en el mismo. Tanto la estructura como el ascensor se alojan en ese hueco. En ocasiones, si la obra lo requiere, se puede retirar la actual barandilla para ganar espacio y colocar un pasamanos alrededor de la estructura.


Los ascensores que se instalan hoy en día son responsables con el medio ambiente, están diseñados para economizar recursos y funcionar con la mínima energía.

















Creando un nuevo hueco interior

También se puede instalar el ascensor dentro de las zonas comunes del portal. 












En este caso, para poder habilitar accesos en todas las plantas y ubicar la estructura es necesario cortar los forjados, es decir, abrir el suelo o el techo en cada planta para permitir el paso de la estructura y el ascensor.
En un patio interior

Otra opción es colocar el nuevo ascensor en un patio interior, anexado a la fachada del edificio. La estructura se fija a la fachada y se habilitan los accesos del ascensor al rellano de la escalera.












Hoy en día, para estos casos se pueden elegir modelos de ascensor que no precisan de cuarto de máquinas. De esta manera, tan solo hay que planificar un único espacio: el propio hueco del ascensor.


















Anexo a fachada: en el descansillo de entreplanta

En este caso el ascensor se coloca anexo a la fachada del edificio. La estructura se fija a la fachada y se habilitan los accesos del ascensor a los descansillos de las viviendas. 













El ascensor para en el mismo nivel de las viviendas, por lo que no se hace necesario  subir o bajar escalones.
















En este caso el ascensor también se coloca anexo a la fachada del edificio. La estructura, como en el caso anterior se fija a la fachada y se habilitan los accesos del ascensor a los descansillos de las viviendas. Al parar el ascensor en este caso en las entreplantas, se hace necesario subir o bajar escalones.

Para evitar la parada en el descansillo, se ofrece la posibilidad de colocar el ascensor dentro del edificio utilizando uno de los tiros de la escalera. El tramo que derribamos es sustituido por el hueco del ascensor y el nuevo tramo se saca por fuera del edificio.



Otra forma de evitar la parada en el descansillo, es colocar el ascensor fuera del edificio y derribar las actuales escaleras. En su lugar se coloca un tramo recto de acceso al ascensor y la escalera en un solo tramo desde el rellano del ascensor al piso siguiente.


Si todavía tienes alguna duda, ponte en contacto con tu asesor técnico mediante teléfono (910210822) o correo electrónico (asesoriatecnica@iadfin.es) para que te asesore sobre cual es la solución que mejor se adapta a tu edificio. 

Fuente e imágenes: Helvetia Rehabilitaciones, empresa del Grupo Schindler, especializada en instalación de ascensores en edificios existentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario