Ventanas eficientes, sinónimo de ahorro y confort.

La mejora de la eficiencia energética de la envolvente se puede conseguir también a través de la ventana, además de mejorando el aislamiento de la fachada o cubierta, entre otros.
Los beneficios asociados a una ventana con un transmitancia térmica (U) menor o igual a 1,5 W/m2K pueden ser entre otros:
  • Reducción de la factura energética.
  • Mejora del confort térmico, a igualdad de consumo.
  • Ayuda a la reducción de emisiones de CO2, contribuyendo a la reducción de efecto invernadero y a la conservación del medio ambiente.
  • Reducción de las entradas no deseadas de aire a través del cerramiento.
  • Reducción de las condensaciones superficiales, interiores a la vivienda.
  • Mejoras en el comportamiento acústico cuando se eliminan marcos en mal estado.
  • Mejora de la seguridad ya que aumentamos puntos de cierre.
Los vidrios con tratamiento térmico y factor solar reforzado son dobles acristalamientos de aislamiento térmico reforzado (ATR), más eficientes energéticamente que los habituales. Estos cristales ahorran energía y por lo tanto reducen la factura energética. Además, mejoran el confort de las viviendas y el medioambiente al reducir las emisiones de CO2, aumentando el valor del inmueble.
Los ahorros*, entendidos cómo reducción de pérdidas, que se consiguen a través de los acristalamientos en su vivienda se presentan en la siguiente figura:


Si además de incorporar tratamiento térmico, le añadimos factor solar reforzado ofrecen una protección contra el sobrecalentamiento excesivo en verano, por entradas solares directas, contribuyendo a un aumento del confort y/o reducción de los gastos en climatización.
La reducción solar en invierno no compromete el ahorro energético ya que los valores alcanzados en verano están muy por encima a los reducidos en invierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario