Aislamiento por el exterior

Tal y cómo venimos haciendo, hoy seguimos analizando las distintas soluciones técnicas que existen para aislar la fachada. Una de estas opciones es aislar el edificio por el exteriormediante sistema SATE o de fachada ventilada, creando una nueva piel.

Aislando las paredes por el exterior se obtiene la eliminación de todos los puntos fríos y aumenta la capacidad de acumulación térmica del edificio. Los muros se calientan, acumulan calor y después lo devuelven al ambiente. Esto hace que las instalaciones puedan funcionar un menor número de horas, con un ahorro de combustible y una reducción de las emisiones contaminantes.

Una ventaja segura del aislamiento por el exterior es la total y definitiva eliminación de los puentes térmicos, es decir, de los puntos críticos (perímetros de los huecos, esquinas, pilares insertados en los muros...) donde es más fácil que se produzcan fenómenos de formación de moho y manchas. Además mejora el aislamiento acústico de las viviendas.

El aislamiento térmico por el exterior, además, se realiza sin molestar excesivamente a los habitantes y no es necesario que deshabitar el inmueble (se trabaja solo por el exterior), colocando el aislante únicamente sobre el exterior del edificio. Por otro lado, es ideal para realizar obras de rehabilitación de las fachadas del edificio, dado que la igualación térmica evita las tensiones físicas en la estructura del cerramiento e impide la formación de nuevas fisuras.

Como inconveniente tendría que es una solución para el edificio, no es una solución que pueda aplicarse a cada vivienda por separado sino que requiere del consenso de la junta de propietarios.

El sistema SATE y la fachada ventilada son los dos sistemas más empleados en rehabilitación. Su principal diferencia radica en el tipo de acabado que protege el aislante de la intemperie.
























El sistema SATE consiste en adosar unas planchas de aislamiento a la fachada y revestirlas con un enfoscado adaptado, capaz de adherirse al nuevo soporte.

La fachada ventilada se ejecuta de manera similar, pero su revestimiento se compone de piezas que se colocan ligeramente separadas del aislamiento, quedando entre aislamiento y acabado una pequeña cámara que amortigua los cambios de temperatura exteriores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario