Aislamiento por el exterior: SATE

En continuación al post de la semana pasada, en el que explicábamos las ventajas del aislamiento por el exterior, vamos a profundizar en uno de estos sistemas: el SATE.

El SATE (sistema de aislamiento térmico por el exterior) supone la aplicación de un revestimiento aislante sobre la parte exterior de las paredes de cerramiento del edificio, con el fin de corregir los puentes térmicos y reducir los efectos derivados de las variaciones de la temperatura exterior sobre las estructuras y los muros.

Desde un punto de vista tecnológico, este sistema consiste en adosar unas planchas de aislamiento a la fachada y revestirlas con un enfoscado adaptado, impermeable y transpirable, que protege el aislante. Normalmente es un revestimiento final el que se coloca sobre un enfoscado de mortero reforzado con malla de fibra de vidrio. Esta malla es la que permite  dar continuidad al revestimiento y evita que se reflejen las fisuras que se puedan crear.
Esquema de colocación de un sistema SATE. Imagen de Ursa
La clase y espesor del aislante dependerán de la tipologia del edificio (nuevo o existente), de la estratigrafía de las paredes, de su estructura portante (hormigón, ladrillo, hormigón celular, piedra, etc.), de la localización y las normativas vigentes.

Puesta en obra de un sistema SATE. Imágenes de Mapei.
Las ventajas que ofrece este sistema se pueden resumir en una mejora inmediata de las prestaciones energéticas del edificio, que se traduce en un aumento del valor del edificio y a una drástica reducción de los consumos de combustible.

Además, supone una mejora de la habitabilidad y el confort, dado que el aislamiento térmico obtenido resulta determinante para mantener la temperatura de las superficies internas lo más alta posible, limitando significativamente la formación de condensación y de antiestéticos mohos o manchas oscuras.

La instalación de un SATE es técnicamente más sencilla y por lo tanto el coste de su instalación es menor frente a otros sistemas de aislamiento exterior técnicamente más complejos como la fachada ventilada.  Por otro lado, teniendo en cuenta la estética, el sistema SATE permite una continuidad de los paramentos.

Cualquier intervención de aislamiento, para ser eficaz, debe estar correctamente dimensionada y debe ser ejecutada por profesionales cualificados. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario