Diferencias entre calderas centralizadas e individuales


¿Estás a punto de comprar o alquilar una vivienda y aún no tienes claro si su sistema de calefacción te resultará conveniente? Lo cierto es que tanto la caldera individual como la centralizada son soluciones que traen aparejadas sus propias luces y sombras, todo dependerá de tus hábitos de vida y del uso que le des a la casa


Centralizadas:

Una de las ventajas más importantes de la calefacción centralizada es que te hará sentir más seguro. Normalmente la caldera centralizada se encuentra en un cuarto comunitario que está debidamente ventilado, que cumple con todas las normas de seguridad y que es más accesible en emergencias. Por ende, esto también puede representar un ahorro en los seguros de hogar ya que normalmente las aseguradoras calculan sus primas en base al nivel de riesgo al cual está expuesta la casa.
Otra ventaja muy interesante de la calefacción centralizada es el ahorro por concepto de gas ya que normalmente, al contratar el suministro de combustible como comunidad, se puede acceder a descuentos que oscilan entre el 20 y el 30% respecto a lo que representaría la factura asociada a un contrato particular. De la misma forma, no tendrás que preocuparte por el mantenimiento periódico de la caldera ya que el presidente de la comunidad se encargará de estas cuestiones. También debes considerar que normalmente esta caldera se utiliza para generar agua caliente, por lo que esta te saldrá a un precio mucho más conveniente que si tuvieses un calentador propio.
Además de estas, a continuación exponemos un breve listado de las ventajas más significativas de este tipo de instalación:
-       La transformación del sistema centralizado en un sistema individual implica obras bastante costosas.
-       En los sistemas centralizados es posible utilizar diversos combustibles, mientras que en los individuales sólo se puede utilizar el propano o el gas natural.
-       La potencia térmica que hay que instalar para calentar una comunidad de propietarios con una única caldera centralizada, es menor que la suma de las potencias necesarias para tantas calefacciones individuales: por consiguiente el consumo energético relativo es mayor en los sistemas individuales.
-       La caldera centralizada tiene una vida más larga que las calderas individuales.
-       El rendimiento térmico de una sola caldera centralizada es mejor respecto al de muchas calderas individuales.
-       Los gastos de mantenimiento y los de control por parte de las entidades públicas son inferiores en los sistemas centralizados, ya que los costes se dividen entre todos los vecinos.
-       En los sistemas individuales el ocupante del piso es responsable de la eficiencia y de la seguridad del sistema térmico, mientras que en los centralizados se puede delegar la responsabilidad del sistema al administrador de la comunidad de propietarios, con muchos menos problemas y riesgos.

Individuales

La calefacción individual también tiene algunos puntos a su favor que deberías considerar. Por ejemplo, si la casa se utiliza muy poco a lo largo del año, sería conveniente poder elegir cuando encender o apagar la calefacción pero si tienes un sistema centralizado, tendrás que pagar cuotas fijas que están determinadas por el consumo de las otras casas.
De la misma forma, si no estás en tu hogar durante una buena parte del día, podrías ajustar la temperatura y así ahorrarás en tus facturas. De hecho, ¿sabes que cada grado representa un aumento del consumo del 3%? Incluso podrías apagar por completo los radiadores de las habitaciones que no utilizas. Algo que, obviamente, no tendría sentido hacer si tienes un sistema de calefacción centralizado.
Por ende, la calefacción individual podría ser una excelente opción para las personas que solo viven en las casas durante algunas épocas del año o para quienes pasan la mayor parte del tiempo fuera del hogar. También podría ser una alternativa para los propietarios cuyos inquilinos se han comprometido a pagar ellos mismos las facturas del gas.
Además, en sistemas centralizados es habitual que se produzcan desequilibrios hidráulicos en la instalación. El desequilibrado conlleva falta de calefacción en los últimos pisos o los más alejados, mientras que en los pisos más protegidos alcanzan altas temperaturas.
Con la repartición de consumos se consigue una mejora en el suministro de calefacción a las viviendas más desfavorecidas, ya que todos los vecinos no van a estar consumiendo a la vez y como el caudal se reparte entre menos consumidores, los que anteriormente se quejaban de falta calefacción consiguen el confort esperado.


Solución intermedia
En los últimos años los sistemas de calefacción central con contadores individuales son siempre más comunes. De esta forma, cada inquilino puede regular el termostato en dependencia de sus necesidades y pagará solo por su consumo real. Eso sí, debes tener en cuenta que esta opción siempre prevé un coste fijo que se destina al mantenimiento de la caldera y al seguro que cubre eventuales averías.


No hay comentarios:

Publicar un comentario