Primer Edificio Residencial Passivhaus de España

Se trata del edificio Thermos, un inmueble con ausencia de patologías interiores y máximo confort, donde la calidad del aire es máxima, sin polen ni polvo gracias a la ventilación de doble flujo.

Edificio Thermos en Pamplona. Fuente: Rockwool


El edificio de 29 viviendas se encuentra en el barrio de Lezkairu, Pamplona, proyectándose desde un principio como vivienda passivhaus. Para garantizar la ausencia de patologías y máximo confort se ha certificado el proyecto por el Passivhaus Institute. No tiene hipoteca energética, con un ahorro entorno al 75%.

Soluciones passivhaus

Las soluciones se han basado en los cinco principios passivhaus:
-      Aislamiento: se proyecta una envolvente térmica continua por el exterior del edificio, que no se interrumpe en cubierta ni en planta baja. El aislamiento exterior minimiza los "puentes térmicos", o aquellas zonas puntuales o lineales de la envolvente de un edificio en las que se transmite más fácilmente el calor que en las zonas aledañas, debido a una variación de la resistencia termica.
-     Puentes térmicos: se han modelizado con un programa de cálculo todos los detalles constructivos, de tal manera que se pueda garantizar que en cualquier punto del interior del edificio se contará con, al menos, 17º C de temperatura.
-      Carpintería y acristalamiento: un conjunto formado por un perfil de PVC de altas prestaciones.
-     Alta hermeticidad: en todas las viviendas se ha realizado ensayo de soplado de puerta, aplicando normativas vigentes.
-   Ventilación con recuperación de calor: se ha utilizado una ventilación mecánica de doble flujo, con recuperación de calor de alta eficiencia.

Fachadas ventiladas

Por la solución empleada, en esta fachada se ha contado con la gran ventaja de no precisar un velo, facilitando mucho su ejecución. Adicionalmente, la densidad del material elegido hace que su colocación sea sencilla, evitando juntas entre piezas que generarían puentes térmicos.
Además, este garantiza un excelente aislamiento térmico, acústico y al fuego.
El utilizar herramientas informáticas para su modelización, eliminación de puentes térmicos y demás, ayuda a definir el grosor preciso de los aislamientos y trabajar la inercia térmica para un óptimo funcionamiento en verano.

“Desde el primer momento, fuimos conscientes que con este proyecto se nos brindaba una oportunidad que no se podría desaprovechar”, afirma Germán Velázquez, arquitecto de VArquitectos.

Aislante térmico premium “4 en 1” 

En definitiva, en este edificio se da una combinación única de beneficios, obtenidos gracias a la lana de roca. Aparte de las grandes ventajas de aislamiento térmico, protege contra el fuego ya que es ignífuga; actúa como aislante acústico proporcionando confort; ofrece una gran durabilidad, lo que garantiza sus prestaciones a lo largo de su vida útil; y, además, se trata de un material sostenible, natural y 100% reciclable. Productos y servicios con unas elevadas prestaciones. 



Fuente: ROCKWOOL

No hay comentarios:

Publicar un comentario