El aislamiento del edificio de viviendas ‘passiv’ más alto del mundo

Se trata del Edificio Bolueta, un rascacielos de 28 plantas, 88 metros y 171 viviendas, con el que el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento Bilbaíno han presentado su apuesta por la construcción eficiente, sostenible y con las máximas garantías de seguridad contra incendios.

Edificio Bolueta de VPO. Fuente: Rockwool

La construcción de viviendas de protección oficial da un salto de calidad en el proceso de edificación con el proyecto que se está levantando en el barrio bilbaíno. Este edificio no solo será la primera promoción VPO passivhaus de España, sino que se convertirá en la torre de viviendas ‘passiv’ más alta del mundo con 88 metros de altura y 28 plantas, superando el actual récord de una torre en Nueva York.
Cada vez más nos encontramos frente a proyectos donde la gran apuesta y el gran reto, al mismo tiempo,  es conseguir la máxima eficiencia energética, casi nula o en este caso ‘passiv’. Es una ardua labor que llevamos trabajando hace muchos años y que entre todos los profesionales del sector estamos experimentando a día de hoy este gran avance, aunque no debemos negar que el recorrido que nos queda todavía es muy largo.

Bolueta: Optimizar el aislamiento,  una de las soluciones ‘passiv’
Según declaraciones de su arquitecto, Germán Velázquez de VArquitectos, “Para obtener un edificio ‘passiv’, se ha calculado el espesor preciso en cada paramento, se han trabajado los puentes térmicos* minimizándolos, se han calculado los perfiles y prescrito triples vidrios, también se ha colocado una instalación de ventilación con recuperación de calor y por supuesto se ha trabajado la hermeticidad.
Prácticamente no va a hacer falta que los nuevos propietarios utilicen la calefacción. La envolvente de la vivienda será suficiente para mantener el calor del piso y por supuesto para garantizar la seguridad de estos.
En este edificio nos hemos adaptado al estándar Passivhaus, pero con técnicas y materiales tradicionales. Todo un orgullo, sobre todo porque este proyecto en sus inicios, si bien se planteaba como un edificio muy eficiente, no era pasivo”. De manera que con el presupuesto inicial, hemos conseguido hacerlo pasivo, para ello, ha sido preciso un trabajo de desarrollo de proyecto muy importante que hemos aprovechado para exponerlo en la XXI Conferencia Internacional Passivhaus.

Aislamiento con material totalmente incombustible
Aparte de las grandes ventajas de aislamiento térmico del panel rígido de lana de roca utilizado, actúa como aislante acústico proporcionando confort; ofrece una gran durabilidad, lo que garantiza sus prestaciones a lo largo de su vida útil; se trata de un material sostenible, natural y 100% reciclable y protege contra el fuego, ya que es ignífuga.
Máxima resistencia al agua, al viento, estabilidad dimensional garantizada y sin necesidad de mortero.
Según Germán Velázquez, “una de las ventajas de este producto es que su colocación es muy sencilla, evitando juntas entre piezas que generarían puentes térmicos*”.
El sistema de clasificación europeo comprende 7 Euroclases, de las que el aislamiento aplicado tiene una A1, que corresponde a las clases de productos no combustibles representando los productos de la construcción más seguros contra el fuego.

La construcción del futuro 
Ya no hay vuelta atrás, es una realidad. El sector avanza imparable hacia la obtención de la máxima eficiencia energética, el revulsivo que hacía falta era la aparición de grandes proyectos de consumo casi nulo o Passivhaus, y ya los hay.

*el Código Técnico de la Edificación define puente térmico como aquella zona de la envolvente del edificio en la que se evidencia una variación de la uniformidad de la construcción, (...) que conlleva una minoración de la resistencia térmica respecto al resto del cerramiento.


Fuente: ROCKWOOL

No hay comentarios:

Publicar un comentario